DÍA 1


Saliendo de mi hospedaje, ubicado en barrio Porte Saint – Denis, caminé por el Boulevard de Sebastopol – avenida comercial -, hasta llegar a una de las iglesias más conocidas del mundo, Notre Dame. El ingreso al salón principal es gratuito, pero para acceder a los sectores más privados y a su torre, tendrás que abonar entre €10 y €12.

Acercándose la hora señalada del free tour, empecé a encontrarme con viajeros que lo harían junto a mí, e intercambiamos recomendaciones y sugerencias parisinas.

El recorrido inició en el Barrio Latino, con una introducción breve para que sepamos los puntos que visitaríamos.

  1. Notre Dame.
  2. Río Sena.
  3. Museo del Louvre.
  4. Torre del Reloj.
  5. Jardines de las Tullerías.
  6. Palacio de la Justicia.

Fue uno de los que menos disfruté, más que nada, porque el guía se centró en dar mucha información, caminando solo escuchando historia francesa, sin dar lugar a preguntas u opiniones. Al final, dio recomendaciones que fueron de mucha utilidad para organizar mi tiempo restante en una de las capitales más famosas del mundo.

Minutos más tarde, emprendí una caminata, que luego de aproximadamente 1 hora y 30 minutos, me depositaría en 3 puntos imperdibles. Como pueden ver en el mapa, salí cerca de Notre Dame, siguiendo por:

  1. Galerías Lafayette: en mi caso me gusta mucho la ropa de las grandes marcas, pero no soy adepto a comprar mucho durante el viaje, si no más bien al final del mismo. Por lo que solo dediqué unos minutos a recorrer las galerías, pero no podía dejarlo de lado. No puede obviarse el encanto en su construcción.
  2. Arco del triunfo: cómo esperaba que la Torre Eiffel sea el monumento que más me llamaría la atención, llegué acá sin muchas expectativas, más que nada como un punto intermedio hasta el gran final. ¡NO PODÍA CREER LO QUE TENIA FRENTE A MÍ!. Es impactante, emocionante y todas las palabras que quieras utilizar para describir algo que nunca vas a olvidar en tu vida. Más allá de su belleza arquitectónica y todo lo que representa en la historia de Francia – su nombre se debe a que Napoleón era recibido allí luego de sus triunfos en el campo de batalla -, es impactante trazando un paralelismo entre lo que se vivió allí en la antigüedad y lo que son sus alrededores actualmente. De forma gratuita hay un túnel subterráneo que te depositará en la glorieta donde se encuentra el arco, pero para poder situarte debajo del mismo, deberás abonar un ticket.
  3. Torre Eiffel: no creo que necesite detalles. Solo voy a decirles que saquen con anticipación sus entradas, porque perderán 2 o 3 horas si deciden adquirirlas en el monumento. Más allá que no puedes perderte subir a la torre, es más fascinante recorrer sus alrededores y los jardines que la rodean.

Frente a la torre comí en un puesto callejero, una crepa de jamón y queso a €3,50. La comida callejera parisina es deliciosa y abundante, siempre terminarás satisfecho a un bajo costo. Allí tuve el placer de conversar con Óscar, un colombiano muy amable, que al notar que miraba mi mapa con algo de duda, se acercó y me recomendó que utilizara el metro para moverme en la ciudad, ya que era económico y tenía paradas en los lugares más importantes.

El primer Arco del Triunfo, se construyó en la plaza del Louvre. El que todos conocemos tardaría años en construirse y era necesario un lugar para recibir a los protagonistas de los enfrentamientos franceses luego de sus victorias.

Finalizando mi primer día, tomé el paseo nocturno por el Sena. Totalmente recomendable. Háganlo cuando haya caído el sol, todos los edificios iluminados te dejarán anonadado.
Su valor es €18 aproximadamente. Es conveniente adquirirlo con la empresa que hagas otro tour ya que seguramente tendrás un descuento, como yo lo hice con Sandeman’s.


VOLVER A VIAJEROS EN PARÍS 🔙


OTROS ARTÍCULOS DE VIAJEROSECRETS:


Esperando que te sumes a ViajeroSecretS…

A %d blogueros les gusta esto: