Tercer y último día. Ya quiero organizar mi otro viaje para tener más tiempo en Ámsterdam. No había podido recorrer mucho de lo que tenía en mi “lista”. Por un lado siempre es bueno porque quiere decir que diste libre albedrío a tus días, pero hay cosas que no podes dejar de hacer. Ya saben de mi amor por los quesos, por eso el primer lugar que visité fue el Museo del Queso.

Es un local pequeño pero en el que podrás degustar hasta cansarte, si es que alguna vez te cansas de comer quesos, que no es mi caso. Puedes probar cada uno de ellos, por si después decides comprarlos. Tienen precios accesibles y son de muy buena calidad. En el piso de abajo, tiene una escalera que está en un rincón que puede ser que te la pierdas si vas hipnotizado por las hormas amarillas.

En mi ultima caminata pasé por:

  • Museo de Tulipán.
  • Mercado de Flores.
  • Niew Kerk (Nueva Catedral, a la cual pude ingresar porque había una muestra de arte).
  • 3 canales.
  • Plaza del Monumento.
  • Museo de Van Gogh.
  • Begijnhof.

Este último punto, creo que es necesario remarcarlo, ya que no es común que los viajeros lo visiten. Es un barrio apartado del centro de la ciudad, pero es totalmente hermoso, para desconectarte del núcleo urbano y apreciar la belleza neerlandesa. Es el sector donde vivían las “beatas”, quienes llevaban un estilo de moda parecido a las hermanas o monjas, pero con más libertades.

La casa más chica del mundo. Es solo la parte beige que parece que separa los dos edificios.

Mi último tour fue en la “Casa de Ana Frank”. Un consejo previo, lean el “Diario de Ana Frank” -aunque creo que muchos ya lo han hecho porque es un best seller – es imprescindible para ser consciente del lugar que visitarás. Podrás ver todo lo que ella cuenta en sus relatos. Sin palabras. No pude sacar fotos en su interior porque no está permitido, pero es tan shockeante todo lo podrás vivir en su interior, que se genera un ambiente de total silencio, respeto y mucha atención. Solo puedo ponerle 5 estrellas, pero se merece mucho más.

Puntuación: 5 de 5.

Recorrí las calles del Barrio Rojo, para ver cómo era su vida nocturna – está prohibido tomar fotos a las trabajadoras sexuales -. Finalizando en la Cervecería Bavaria, que lleva el nombre de unas las cervezas de origen neerlandés. Si eligen probarla, es de trigo, de intensidad baja y fácil de tomar, para empezar la noche es perfecta. Por más que Holanda sea la creadora de Heineken, no tiene cuenta con muchos estilos de esta bebida. Pero como siempre recomiendo y hago, prueba todas las que puedas para poder elegir la que más te guste.

¡HASTA PRONTO NETHERLANDS!


VOLVER A VIAJEROS EN PAÍSES BAJOS 🔙


OTROS ARTÍCULOS DE VIAJEROSECRETS:


Esperando que te sumes a ViajeroSecrets…

A %d blogueros les gusta esto: