ATENAS

by Gonzalo Fernández Pizarro

Mi vuelo proveniente de Roma llegó a Atenas a las 09:25am, con la empresa Ryanair. En el exterior del aeropuerto hay muchas autos particulares que te ofrecen sus servicios, negociando llegamos con un a muy buen precio y nos llevó hacia nuestro alojamiento. Otra oportunidad que utilicé AirBnB, el hospedaje se llamaba “Petaluda House”, por si quieren buscarlo, ya que tenía un precio muy accesible, era muy confortable, la habitaciones era muy grande y tenía algunos productos básicos para cocinarte gratuitos, como fideos, arroz, infusiones y demás.

Rápidamente dejé mis pertenencias y me aventuré a recorrer la capital griega, ya que sólo tenía un día para hacerlo, porque a las 8am del día siguiente volaría hacia la isla paradisíaca de Zakynthos.

No es necesario decir que es un ciudad con mucha historia, y por donde camines vas a encontrar alguna ruina, en realidad, en el centro, son todas ruinas de lo que quedó de la Atenas antigua, con bares y restaurantes. Es muy parecido a Roma en este aspecto, cada ruina tiene su referencia, detente a leerlas todas, porque no vas a poder frente a lo que estás parado y lo que sucedió allí.

Aunque no lo creas, voy a adelantar que no ingresé al Partenón, pensando que sólo era subir a la acrópolis, que se podía hacer en cualquier momento del dia, lo dejé para hacerlo luego del free tour que había conseguido con la empresa “Athens Tour”.

No fue un tour que recomiende, solo nos contó historia griega básica y recorrimos 2 o 3 lugares. Uno fue el Muro de Adriano, otro el estadio de las primeras Olimpiadas y luego recorrimos un parque.

El paseo gratuito finalizó alrededor de las 05.30pm. Quise dirigirme rápido hacia el Partenón, pero dónde comienza el camino para subir hacia allí, ya estaba cerrado y los guardias me señalaron que cerraba a las 6pm, pero que una hora antes ya no se permitían más personas en la fila. Que no les pase como a mí y reserven el tour con tiempo. Les dejo la opción de Civitatis, te regalan una visita guiada con la entrada a la Acrópolis.

Ante esto, fui a la una zona HERMOSA que hay en el centro, donde por unas escaleras hay muchas bares y restaurantes, y la gente puede sentarse en las mesas de afuera o simplemente sobre las escaleras, para disfrutar sus cócteles y algún que otro tentempié. Yo me decidí por un Aperol y una picada de quesos griegos. No es muy barato, pero es un lindo lugar para frenar un poco, como recomiendo siempre en cada ciudad.

Para finalizar mi día, en el tour había conocido a una pareja italiana que me comentó sobre un mirador dónde es típico que la gente vaya a ver la caída del sol y hacía ahí me dirigí. Tienes que subir por el camino de los bares hasta el final, igual verás muchas personas caminando en esa dirección. Creo que un día bien organizado, alcanza en Atenas.


VOLVER A MÁS DESTINOS 🔙


Esperando que te sumes a ViajeroSecrets…

A %d blogueros les gusta esto: