BERGEN

by Victoria Iglesias

El corazón de los Fiordos

La ciudad de Bergen fue fundada en una llanura verde entre las montañas hace más de 900 años. Hasta 1299, la ciudad era la sede del rey y era considerada la capital de Noruega. Hoy Bergen cuenta con menos de 300.000 habitantes y, a pesar de ser la segunda ciudad más grande de Noruega, tiene la vibra de una ciudad pequeña pero con carácter urbano. Casas de madera bien cuidadas, calles estrechas y empedradas y las siete montañas contribuyen a que la ciudad conserve su carácter distintivo.

Sin embargo, otra característica particular de Bergen es su clima pluvioso. También llamada “la ciudad de la lluvia”, Bergen tuvo 203 días lluviosos en 2019. Esto se le atribuye a su ubicación entre las siete montañas, lo que la vuelve más susceptible a este fenómeno meteorológico. Los meses menos lluviosos – aunque lluviosos al fin y al cabo- son abril, mayo y junio. Mientras que las precipitaciones son especialmente frecuentes en los meses de septiembre a diciembre. 

Yo tuve la suerte de visitarla en dos oportunidades, las dos veces en el mes de Julio y la experiencia fue increíble. La primera más húmeda que la segunda, pero en general la mayoría de los días fueron soleados y además, la temperatura fue muy agradable, hasta 25°/30°C. Pero déjenme decirles que lo mejor de ésta época del año es la duración del día. En verano, el sol sale a las 4 am y se pone a las 10:30/11 pm, ofreciéndonos unas maravillosas 19 horas de sol aproximadamente. 

Por lo general los hoteles suelen ser bastante costosos, un AirBnB suele ser la mejor opción. En cualquier caso, una vez que aterrizan en el aeropuerto de Bergen, existen distintas formas de acercarse al centro de la ciudad, la cual se encuentra a unos 17 km. La más económica es el tranvía o Bybannen – NOK 39 -, pero no está disponible las 24 horas, por lo que si llegan en la madrugada deberán recurrir al bus – Flybussen -. Pueden comprar el boleto dentro del colectivo o bien en unos tótem que se encuentran cerca de la parada del bus, justo fuera del aeropuerto – NOK 115 -. La última opción es el taxi, ya que como en muchas ciudades europeas, es muy costoso -NOK 400 = 41 euros -. 

El colectivo tiene dos o tres paradas en zona céntrica, conviene consultarle al conductor cuál es la más apropiada para cada uno. Eso sí, les recomiendo llevar anotada la dirección para poder mostrársela, porque seguramente no puedan leérsela. Importante, el equipaje se puede subir sin importar su tamaño, tienen un maletero grande.

Aunque su alojamiento no esté tan cerca del centro, recomiendo acercarse con el tren o bus y luego caminar o tomar un taxi por una menor distancia, ya que desde el aeropuerto les será realmente costoso. Si consideran caminar, tengan en cuenta que las calles de Bergen son, en su mayoría, de adoquín – enemigo del carry-on – y con MUCHA pendiente.

¿QUÉ HACER EN BERGEN?


Esperando que te sumes a ViajeroSecrets…

A %d blogueros les gusta esto: