BRUJAS

by Gonzalo Fernández Pizarro

Elegí esta ciudad porque todos los que pasaron por ella quedaron encantados y al sus fotos, consideré que debería conocerla.

Llegué en tren desde Ámsterdam a las 10:01 am, por la empresa Thalys. Verán que mis horarios de salida y llegada son exactos, pero así es en Europa; son tan puntuales que se cumplirá con la hora y los minutos estrictamente, por eso tu también debes serlo. – VER OTROS TRANSPORTES

Mi hospedaje quedaba muy remoto al centro urbano, mi gps marcaba 1hs y 20min caminando desde la estación, y solo un colectivo me dejaba en las cercanías, así que siguiendo el camino de ese transporte para tomarlo si me lo cruzaba, empecé a caminar. Terminé haciéndolo todo a pie, ya que mi check-in era a la 01:00pm, aproveché para conocer las afueras de Brujas. Por lo que luego me contaron y pude divisar, es que hay gente muy adinerada, las viviendas eran hermosas y lujosas – tanto su exterior como su interior -, grandes entradas con jardines delanteros, todos muy bien cuidados y, por supuesto, con autos de alta gama, plural en cada hogar.

Por suerte, el anfitrión de mi AirBnB, Bart, me dejó ingresar antes de lo acordado y pude dejar todas mis cosas, para dirigirme rápidamente a mi punto de encuentro de mi free tour.

Les dejo el nombre del hospedaje: “Brudge Sloapinge”, situado en Zandstraat 491. Siempre estuvieron predispuestos ante todas mis consultas, hasta ofrecieron alquilarme una bicicleta para movilizarme y me regalaron una tarjeta de colectivo con dinero para 4 viajes. Tenía todas las comodidades, y el desayuno fue muy variado y apetitoso.

Mi tour comenzó en la plaza Grote Markt, frente a su sitio más famoso, el campanario de Belfort. En esta ocasión lo realicé con la empresa Civitatis.

Esta empresa de tours es una de las mejores pero también la más costosa, puede ser que consigas los mismos paseos en otras compañías y a un menor valor. Siempre sugiero que los tours gratuitos los realicen con Sandeman’s, pero no hay en todas las ciudades. Por eso hay que buscar otras opciones.

No recuerdo el nombre de nuestro guía, pero fue muy amable y sus recomendaciones me sirvieron mucho más de lo que esperaba. Traten de recordar los nombres de sus guías y dejen sus devoluciones en trip advisor, les será de mucha ayuda a ellos y a otros viajeros. Los sitios que conocimos fueron:

Ayuntamiento
  • Torre de Belfort.
  • Ayuntamiento.
  • Molinos.
  • Puente del amor.
  • Punto de los cisnes.
  • Grote Mark.

Todos sus edificios son preciosos. En una ciudad tan pequeña, sorprende la dimensión de los mismos.

Creo que el guía, adelantándose a la consulta obvia de todos los turistas, recomendó una cervecería para que conozcamos: 2BE. Sus cervezas son exquisitas. Los bartender te consultan sobre tus gustos para sugerirte una que se adecue a ellos, como también tienen en cuenta tu “cultura alcohólica “, debido a que algunas tienen un elevado porcentaje de alcohol , por lo que si no sos un tomador frecuente, no te recomiendan probarlas. Además, tiene un deck hermoso, sobre el río principal que atraviesa esta ciudad belga y verás botes paseando al rayo del sol y rodeado de árboles. No dejen de ir.

Puntuación: 5 de 5.

Mi euroviaje recién comenzaba, pero tengo familiares y amigos fanáticos del chocolate, no quedándome otra opción más que comprar trufas y barras para ellos. Les sugiero hacerlo en “Daya” por sus bajos precios y promociones; si buscan mayor calidad, “Chocolate Line”. A éste último, aunque no vayan a comprar, entren por sus degustaciones. Creo que el único que cometió este error fui yo pero por las dudas, les digo que solo compren barras de chocolate, lo demás es propenso a derretirse, más que seguro los dejarás en alguna mochila o valija.

Sugerencia gastronómica callejera: prueben las papas fritas frente a la torre, en la plaza Grote Markt, el que se ubica a la izquierda mirando hacia el monumento.

Las papas fritas belgas se destacan por su doble fritura, lo que provoca un producto muy crocante en su exterior y suave en su interior. Detalle: si piden un aderezo, recibirán un baño del mismo sobre las papas, por lo que les conviene pedirlo aparte.

Luego del tour y mis compras, recorrí de punta a punta el centro urbano de Brujas, cruzándome con lugares inolvidables por su belleza. En cada uno te dan ganas de encontrar un sitio para sentarte y disfrutar del momento. No me queda más que dejarles fotos para que los aprecien hasta que estén allí.

En mi segundo día, visité la ciudad de Gante, pero en el primer horario a las 08:30 hs, ingresé a la torre de Belfort. Es un mirador muy lindo, tiene una gran vista de la ciudad y de la plaza principal. Su costo es de 8 euros y tranquilamente puedes adquirir el ticket en el momento.

Puntuación: 3 de 5.

VOLVER A VIAJEROS EN BÉLGICA 🔙


Esperando que te sumes a ViajeroSecrets…

A %d blogueros les gusta esto: