INTERLAKEN


Decidí no comprar un chip en mi travesía europea, porque siempre conseguís Wi-Fi y contaba con la app Maps.Me, que es un GPS que funciona sin conexión. Pero no tenía en cuenta que no es muy útil para utilizar con tu vehículo. Además, también por pensar que con esta aplicación era suficiente, no pagué el extra en el momento de alquilarlo, para que mi auto venga con GPS incorporado. Y esta ciudad lo sufrí.

Mi alojamiento quedaba sobre una de las montañas que rodean Interlaken. Por lo que la app se perdió y me abandonó a los pies de la cordillera. Me adentré con una ubicación vaga de donde quedaba del hospedaje. Sobre la montaña había muchas calles. Ante un bifurcación tomé la decisión errónea y yendo hacia la derecha, me encontré con un callejón que se achicaba hasta hacer imposible el paso de mi vehículo, por lo que tuve que hacer marcha atrás esquivando rocas, terminando rompiendo una llanta. Si hubiese ido, minutos antes hacia la izquierda, a 5 metros estaba mi destino.

El anfitrión, August, me recibió muy amablemente, explicándome todas las reglas de la casa, lo cual le costó un poco, porque, a pesar de que entendía inglés, sólo hablaba alemán, por lo que se expresaba a través de un traductor de su teléfono móvil. Por si les sirve, el nombre en AirBnB es “Stunning Swiss Chalet”, en calle Felseneggweg, Goldswill bel Interlaken. En comparación a otros, era un poco más costoso, pero no se olviden que es un país caro y vale la pena la ubicación. Ésta era la vista desde el balcón de la habitación…

En Suiza, el idioma más hablado es el alemán, al oeste algunos hablan alemán y más al sur, algunos pocos, italiano.

Caminando por este increíble pueblo conocí a dos amigos de India, con los quienes disfruté de unas cervezas, quienes me invitaron a realizar un free tour. No es una ciudad muy grande, pero el tour fue muy ameno, habían jóvenes viajando de todo el mundo. El guía hablaba en inglés y lo hizo muy interactivo, por lo que todo el grupo terminamos compartiendo la cena en un hotel donde se alojaban, Adriano y Alessia, una pareja italiana.

Por Interlaken pasan muchas personas que luego se dirigen a realizar los diferentes deportes de invierno a sus montañas. También, tiene una gran variedad gastronómica, principalmente de una de las especialidades de este territorio, los chocolates. Pude degustar algunos, que aunque no lo crean, no son muy de mi agrado, pero notas la diferencia en la calidad fácilmente, tanto así que probé casi todos los estilos.

EL AGUA EN SUIZA ES POTABLE EN LA MAYORIA DE SUS DESEMBOCADURAS Y TE CRUZARAS CON FUENTES CADA 100 METROS DONDE PODRÁS RECARGAR TU BOTELLA DE VIAJERO.

Aunque con un día, alcanza y sobra para conocer todos los rincones, su belleza te hará desear que tu estadía se extienda por muchos días más.


Esperando que te sumes a ViajeroSecrets…

A %d blogueros les gusta esto: