IRLANDA

by María Eugenia Orellano

¡Nuestro viaje a Irlanda fue espectacular! Tuve la oportunidad de realizarlo junto a mi hija y mi yerno, superó ampliamente nuestras expectativas.

La capital, Dublín, tiene muchísimos lugares hermosos e imperdibles:

  • los parques con sus flores y lagos.
  • el Trinity College con su famosa biblioteca.
  • los barrios comerciales con grandes tiendas en Grafton Street y en avenida O’Connell.
  • sus barrios históricos como Temple Bar llenos de pubs con música en vivo y muy buena cerveza.

Sin olvidar la amabilidad de la gente, quienes te hacen sentir muy bienvenidos, como en casa.

El primer día hicimos un tour guiado gratuito por los puntos destacados, eso nos dio un panorama para decidir dónde preferíamos ir, ayudados por muchos consejos del guía. Fue muy esclarecedor.

Conocimos todos los sitios antes nombrados y nos faltaron muchísimos más, es que Dublín es inagotable, hay que volver! Una visita muy recomendable es a la fábrica de cerveza Guinness. Es un edificio grandísimo donde te muestran su historia y el proceso de elaboración. Además hay videos, salas de degustación y en la última planta, hay un bar 360º donde te invitan una pinta y desde donde podés admirar toda la ciudad.

Otro paseo que nos encantó fue una visita con guía al pueblo pesquero de Howth. Fuimos en tren y está muy cerca de Dublín. Paseamos por sus bosques con plantas traídas desde todo el mundo, un palacio, un monumento neolítico de piedras oscuras y de pronto comenzamos a escuchar música celta. Era un vecino de la zona que tiene la costumbre de ir solo al bosque para tocar su flauta, fue simplemente mágico.

Desde allí subimos a la cumbre de una montaña donde se veía todo el pueblo, su puerto, el mar de Irlanda y varias islas cercanas.  Ahí hicimos un mini picnic.

Al bajar, atravesamos un campo sembrado y hasta pasamos por un coqueto club de golf. Como no podía faltar, también nos encontramos con el pub “The Summit Inn” y tomamos una Guinnes para recargar energías. Ésta plácida caminata nos conectó con su bellísima naturaleza. Sólo falto ver un duende, je. Hacia el final del tour nos encontramos con los acantilados de Howth y su faro, hermosa postal.


SEGUIR LEYENDO


OTROS ARTÍCULOS EN VIAJEROSECRETS:


Esperando que te sumes a ViajeroSecrets…

A %d blogueros les gusta esto: