DÍA 1


Luego de acomodarme en mi hospedaje, partí rumbo a Covent Garden, punto de encuentro del Sandeman’s Free Tour.

Marie fue nuestra guía y nos llevó por los alrededores del Big Ben, la Abadía de Westminster, el Palacio de Saint James y el London Eye.

Siempre quise mi foto con el Big Ben de fondo, hasta había averiguado cual era el mejor punto para tomarla, teniendo en cuenta los puntos más bellos de Londres. Me llevé una gran desilusión al enterarme frente a él que estaba casi en su totalidad cubierto por remodelaciones. La bronca indescriptible que brotó en mí, no me permitió capturar ese momento en una foto. Días más tarde volví -dejando ese malestar de lado -, no podía irme sin mi retrato.

Westminster Abbey

El paseo gratuito con Sandeman’s no me pareció muy interesante, aunque brinda detalles de la historia británica importantes, pero que ya conocía debido a mi pasión por esta ciudad. Como siempre destaco, depende mucho del guía la valoración de los tours.

Luego, me quedé recorriendo los alrededores de la Abadía, consultando precios y horarios. Como todas las iglesias o lugares de culto de las diferentes religiones, tienen un horario de apertura para que sus fieles puedan ingresar gratuitamente. Tengan siempre presente este último dato para todos los lugares donde vayan. Eso sí, como en esta ocasión, para conocer los sectores privados había que abonar alrededor de 20 libras esterlinas.

La Abadía es reconocida por ser el lugar donde se realizan los casamientos de la realeza. También, allí encontrarás las tumbas de Chaucer, Dickens, William Blake, Rudyard Kipling y Lord Tennyson, por nombrar sólo a unos pocos, así como memoriales a Emily Bronte, TS Eliot, Shakespeare, Jane Austen y muchos más.

De Martes a Jueves se puede visitar sus Jardines, College Gardens, – un verdadero tesoro escondido – donde se cultivaban hierbas medicinales para atender a los residentes del lugar.

Mi día terminaría degustando una de las comidas típicas del país, Fish and Chips, con la foto creo que no necesita una descripción. Generalmente, el pescado elegido para este plato es el bacalao. Ronda entre 15 y 18 libras esterlinas. También lo encontrarás como un tentempié callejero, pero yo elegí sentarme en el bar “The Lord Moon of The Mall”, en la calle Whitehall, que conecta la A302 – Big Ben – con la National Gallery. No era de los lugares más económicos, pero el ambiente me gustó apenas ingresé. Hombres con sus trajes y cigarros, mujeres con sus vestidos y abanicos, y los mozos con sus smokings y relojes de bolsillo. – Cada mesa tiene un número en uno de sus vértices, recuérdalo para realizar tu pedido en la barra. –


Esperando que te sumes a ViajeroSecrets…

A %d blogueros les gusta esto: