DÍA 3


Inusual en esta parte del mundo, pero amaneció con un sol resplandeciente y un clima muy ameno. Mi primer parada fue la National Gallery. Obviamente que son lugares que vas a cruzarte una y mil veces caminando por la ciudad, como el Buckingham Palace. El momento que los menciono, es cuando conocí el interior o cuando dediqué unos minutos a recorrer sus alrededores.

Como todo museo en Londres, es gratuito. No me creo apto para hablarles sobre lo expuesto en este lugar, el cual está dividido por artistas más reconocidos o por la época destacada de la historia del arte. Las obras más importantes son de autoría de Van Gogh.

El resto de mi tercer día, decidí tomármelo con más tranquilidad y recorrer sus parques. Comenzando por St Jaimes Garden, los jardines del Palacio St Jaimes, donde se alojaba durante su soltería el príncipe Harry.

La entrada de St Jaimes se encuentra en una calle perpendicular a la avenida que lleva a Buckingham, a 200 metros aproximadamente – les dejo una foto porque por fuera no aparenta ser un palacio -. Como pueden ver en las otras imágenes, es un parque amplio y hermoso, propiedad de las ardillas y animales que vagan libremente.

En la tercer captura, se ven esparcidas sillas o reposeras para descansar, esto ya forma parte de Green Park, parque que conecta el de St Jaimes con Hyde Park. Estuve sentado en una de ellas apreciando todo el verde que me rodeaba, hasta que un hombre se me acercó y me puso en conocimiento que tenía que pagar 3 euros cada 15 minutos que la utilizaba, por lo que decidí seguir descansando sobre el césped.

Finalicé paseando por Hyde Park, el más extenso de los tres. En cualquier momento del día podrás ver gente ejercitándose; por ello, en una de mis mañanas en la ciudad, troté bien temprano por sus alrededores, acompañado por la típica neblina londinense.


OTROS ARTÍCULOS DE VIAJEROSECRETS:


Esperando que te sumes a ViajeroSecrets…

A %d blogueros les gusta esto: