NEW YORK

by Diana Brioschi

“En Nueva York puedes vivir a tu aire. Puedes extender los brazos y abarcar todo Manhattan en medio de una dulce soledad o puedes irte al infierno si te apetece.”

Harper Lee

Siempre que me ponía a pensar en viajar y en destinos que quería conocer mi sueño fue ir a Nueva York.

Soy una persona que como muchos de la generación del ’90 crecieron con series como sex and City, Friends y en mi caso La Ley y El Orden o simplemente vieron alguna repetición – por décima vez – en navidad de mi pobre angelito.
Tuve la oportunidad de visitar este destino dos veces una en otoño y la otra en primavera.

Mi primera llegada fue en otoño al aeropuerto John F Kennedy, mientras que en primavera desembarque en el aeropuerto La Guardia
Tengo que destacar que los dos aeropuertos que conocí tienen una manera muy sencilla y rápida de llegar al centro de Manhattan. El tiempo en transporte público es entre 40 minutos y 1 hora.

Por un lado el John F Kennedy cuenta con el Air train JFK con un costo al rededor de u$s 7 que te deja en la estación Jamaica donde luego se puede abordar el subway línea E que tiene un valor de u$s 2,75 para llegar así a Manhattan.
Mientras que desde La Guardia se toma el bus Q70-sbs que te deja en la estación Roosevelt donde también se puede tomar el subway línea E. Ambos viajes con un costo de 2,75$ cada uno.

Como dato importante y relacionado con el transporte público no sólo del aeropuerto a Manhattan si no qué también dentro de la ciudad hay que señalar el uso de la MetroCard. Es una tarjeta que se adquiere en cualquier terminal electrónica de MetroCard o bien se compra en los puestos que se encuentran en las estaciones de Subway. El costo es de 1$ y tiene tres tipos de carga de dinero.
Se puede cargar viajes individuales donde cada uno cuesta 2,75$ o se puede utilizar dos modos de viajes ilimitados uno que dura siete días y el otro que dura un mes. Con un costo de $32 y 121$ respectivamente. Estos últimos se pueden usar solo de manera personal, luego de pasar el viaje la tarjeta queda bloqueada por un tiempo para evitar así que se pueda usar por más de una persona. En mi primera experiencia en Nueva York decidí no cargar la tarjeta de manera ilimitada lo cual fue un gran error ya en mi segunda vuelta utilice la carga de siete días lo cual hizo que pueda conocer mucho más lugares y que pueda canalizar mejor el tiempo. Hay que tener en cuenta que las distancias son grandes, las cuadras son largas y depende la época del año el clima es bastante severo.

Con respecto al hospedaje una vez me quedé en un hotel y en la otra en un Hostel. 
Esto va a gusto de cada uno, creo que el Hostel es una buena manera de ahorrar, la ciudad cuenta con muchas opciones muy accesibles y con buenas comodidades. Para mi es clave contar con una cocina ya que suele ser algo caro salir a comer.
Yo me quede en el West Side YMCA frente al central Park, altamente recomendable.

Con mi llegada lo primero que decidí hacer es recorrer los alrededores del Hostel. No suelo planear lugares que visitar o conocer simplemente me gusta dejar que ellos me vayan encontrando y vivirlo como algo relajado, sin tiempos.
En mi caminata no tenía un destino concreto simplemente quería observar lo fascinante del lugar desde todos los puntos de vista. Es una ciudad súper activa, llena de movimiento, a cualquier hora del día, en cualquier momento del año. “The city that never sleeps”.

Sin darme cuenta a pocas cuadras me topé con la famosa quinta avenida. No fue muy difícil darme cuenta que estaba en una de las calles más populares e icónicas de la ciudad de Nueva York . El estilo que se podía observar en cada vidriera de los negocios que se posaban en esta calle era algo que nunca había visto antes. 
Cada tienda cuenta con una presentación única, con edificios imponentes, mucho color y diseño. Acá se pueden encontrar marcas como Louis Vuitton, Gucci, Rolex, Versace, Banana Republic entre otras. También se puede ver un enorme edificio todo vidriado que destaca bastante que es la “Trump Tower”.👎🏽

La caminata no duró mucho dado que estaba muy agotada por el viaje. Decidí volver por otra calle también muy conocida que es la séptima avenida donde se pueden encontrar varios negocios de ropa mucho más accesibles, como h&m o forever 21. Para mi sorpresa , luego de salir de una tienda de ropa y pensando que eran las siete de la tarde, esta calle me llevó directamente al Times Square con sus clásicas escale rojas adornando todo el lugar. Como primera impresión lo que recuerdo es lo imponentes de las luces y carteles que recorrían todo el lugar, aún parecía de día pero sin darme cuenta ya eran la 1 am. En este lugar podes cruzarte con gente disfrazada y cantando, esquinas donde rapean y bailan hip hop, espectáculos callejeros y muchísimo movimiento. Se escuchaban resonar diferentes idiomas y se percibía que había gente de todo el mundo conviviendo en un mismo lugar. En ese momento comprendí porque se dice que es una de las ciudades más cosmopolitas del mundo.

Una de mis visitas obligatorias iba a ser sin dudarlo el Central Park. Es impactante su extensión y realmente se hace sentir que es uno de los parques urbanos más grandes del mundo. Literalmente es un pulmón imponente en el medio de esta gran ciudad. Como puntos importantes podemos nombrar que es un excelente sitio para caminar, correr y andar en bicicleta (mejor opción para sus casi 4 km de superficie). Se pueden encontrar lugares para comer dentro del mismo parque , un lago inmenso que queda justo en el medio y el zoológico. 

Podemos destacar también uno de los sectores que considero más interesantes y emocionantes de todo el parque. El “Strawberry Fields” es el nombre que se le da a esta zona en memoria de Jhon Lennon, quien fue asesinado en las cercanías. Es un favorito a nivel turístico. Se puede encontrar en Central Park West Y 72nd Street, justo en frente del edificio Dakota donde vivía el cantante. Se distingue fácilmente gracias al círculo que rodea la palabra imagine en el suelo del parque. Algo que le agrega magia es que siempre se puede escuchar a algún cantante callejero entonando algún tema de Jhon Lennon o The Beatles.

Manteniéndonos en la temática de los parques otro lugar imperdible en Manhattan es el Brytant Park ubicado entre 40th y 42nd Streets, y 5th y 6th Avenues. Algo muy lindo que tiene este lugar es que en verano y primavera podes encontrar muchas mesas donde la gente se sienta a comer, jugar al Ajedrez o simplemente pasar la tarde. El sector está rodeado de lugares para comprar comida y café. Es una zona muy elegida por los lugareños para pasar su descanso del trabajo.

Por otro lado tanto en otoño e invierno, este sector de mesas se convierte en una amplia pista de patinaje sobre hielo rodeado de un clásico mercado navideño muy iluminado y decorado. Es la única pista de patinaje gratuita, el costo sólo está en el alquiler de los patines. Otro punto a destacar es que a este parque lo adorna un imponente edificio la New York Public Library.


SEGUIR LEYENDO


Esperando que te sumes a ViajeroSecrets…

A %d blogueros les gusta esto: