PARÍS

by Gonzalo Fernández Pizarro

París no se acaba nunca, y el recuerdo de cada persona que ha vivido allí es distinto del recuerdo de cualquier otra.” 

 Ernest Hemingway

Muchas cosas habrán escuchado sobre París, la llamada “ciudad del amor”, difícil que quede fuera del itinerario de tu primer travesía por Europa.

Arribé a ella en tren con la empresa Thalys, desde la ciudad de Brujas – Bélgica -, a las 10:05am del día 06 de Mayo del 2018. Como ya sugerí firmemente en mis recomendaciones de traslados, es mejor hacerlo siempre que tu tiempo lo permita, por esta vía de transporte. Así fue que de Ámsterdam fui a Brujas, de Brujas a París y de París a Londres. 🚂 🚞 🚆

Por suerte, me encontré con un alojamiento excelente, atendido por sus propios dueños, siempre predispuestos a ayudarme amablemente, haciendo de mí estadía una experiencia reconfortante. El llegar temprano para hacer el check-in, me permitió instantáneamente, empezar a disfrutar una de las cosas por las que se destaca este país, su repostería, panadería, o más bien, todo su sector gastronómico.

🔵 DÍA 1 🔵

⚪️ DÍA 2 ⚪️

🔴 DÍA 3 🔴

Para finalizar, me pasó algo muy particular con esta ciudad. La mayoría de las devoluciones que tuve fueron positivas, los que pasan por ella quedan enamorados y desean poder retornar en algún momento. En mi experiencia, nada me sorprendió más que sus monumentos y sus edificios históricos, frente a cada uno de ellos te quedas anonadado, cuando te diste cuenta seguro pasaste unos segundos o minutos contemplándolos en silencio. Cada restaurante que cruzas, te dan ganas de entrar y degustar alguna de sus delicias, sin pensar en sus precios.

Pero, en contrapunto con todo esto, cuando paseas por sus arterias y no por sus calles principales, notas sectores de la ciudad sucio o descuidados y quedando expuestas algunas de las miserias, lamentablemente, habituales en una sociedad. Pobreza, mujeres ofreciendo servicios sexuales a plena luz del día exhibiendo su cuerpo, gente durmiendo en la calle y pidiendo limosna al borde del llanto y hasta olores que te obligarán a no respirar por unos segundos.

Creo que esto sea tan shockeante se debe a que pensamos que esto solo ocurre en el país o la ciudad donde vivimos, y que cada rincón de Europa debe ser de ensueño, pero angustiosamente, esto pasa en todo el mundo.


Esperando que te sumes a ViajeroSecrets…

A %d blogueros les gusta esto: