LONDRES


Tal vez este sea uno de mis post más difíciles de realizar, para lograr transmitirles lo que Londres era, es y seguirá siendo para mí. Todos tenemos esa ciudad que soñamos algún día poder conocer. Por mi fanatismo por el Liverpool FC, comencé a investigar sobre Inglaterra, y terminé enamorándome de sus tradiciones y costumbres – si hay una palabra que define a este país es tradición -.

El 11 de Noviembre del año 2017 compré mi aéreo Ezeiza – Madrid. Fueron varios minutos que pasé de la exaltación a llantos de emoción, comunicándoles vía WhatsApp a mis allegados lo que estaba pasando. Iban a ser 45 días en Europa, y 6 de ellos serían propiedad de Londres.

Finalmente, el día tan esperado llegó. El tren de la empresa Eurostar tardó 1 hora y 17 minutos, saliendo desde París. Pasó algo muy raro en mi cabeza, no recuerdo ese viaje 😅.

No tuve que salir de la estación, para tomar el tren en la salida de Hyde Park, a metros de mi alojamiento.

Londres tiene la particularidad, como ocurre en las grandes ciudades o capitales, que cada «grupo de inmigrantes», tiene su barrio. Chinos, musulmanes, latinos, etc. A mi me tocó alojarme en un barrio turco, lo cual desconocía al momento de hacer la reserva. No tuve inconvenientes, pero sí era visto de manera extraña por sus residentes. De noche era un distrito muy oscuro, con cierto dejo de clandestinidad, con mucha gente vendiendo cosas en la calle. Tuve la suerte de que solo estaba a dos calles de Hyde Park, una zona muy transitada y turística. No les dejo la data del hospedaje, porque no es recomendable, más allá de su bajo costo, sin dudas encontrarás mejores. Lo digo porque no fue mi única vez en la ciudad.

Mi sexto día fue dedicado pura y exclusivamente a Liverpool.

Esto fue mi primer viaje por Reino Unido, pero no sería el único. Mi segundo paso, fue junto a mi madre y mi hermana, dedicándole 3 días. No vale la pena contarles el itinerario por día, porque muchos lugares los visité nuevamente, para que ellas los conozcan. Y hubo 3ero y 4to viaje por Londres, pero voy a contarte del primero.

Ni seis, ni tres días . Ni uno o dos viajes. Nada va a ser suficiente para conocer el 100% de esta maravillosa ciudad. Siempre van a quedarte sitios sin conocer; restaurantes, bares, museos, castillos, barrios…

Lo único que te voy a recomendar es que te tomes un tiempo para ver todo lo que Londres ofrece. A mi no me gusta mucho, ser tan estricto con mi itinerario, pero si tener una idea de lo que puedo conocer y también dejar un espacio para sorprenderme.

Si querés asegurarte recorrer todo lo más importante de Londres con descuentos especiales podés sacar el London Pass. Tenés 80 atracciones turísticas de Londres aseguradas, entre ellas las más importantes como London Tower, te permite no hacer colas y perder tiempo que podés dedicar a otras cosas y hasta descuentos en transporte.

¡WELCOME TO LONDON!

DÍA 1

Luego de acomodarme en mi hospedaje, partí rumbo a Covent Garden, punto de encuentro del Free Tour. Lo que recomiendo siempre. a llegar a una ciudad, para saber qué visitar, a qué dedicarle tiempo y llevarte consejos del guía y por ahí de otr@s viajer@s.

Marie fue nuestra guía y nos llevó por los alrededores del Big Ben, la Abadía de Westminster, el Palacio de Saint James y el London Eye.

Siempre quise mi foto con el Big Ben de fondo, hasta había averiguado cual era el mejor punto para tomarla, teniendo en cuenta los puntos más bellos de Londres. Me llevé una gran desilusión al enterarme frente a él que estaba casi en su totalidad cubierto por remodelaciones. La bronca indescriptible que brotó en mí, no me permitió capturar ese momento en una foto. Días más tarde volví -dejando ese malestar de lado -, no podía irme sin mi retrato.

Westminster Abbey

El paseo gratuito fue fundamental, me brindó detalles de la historia británica importantes, pero que ya conocía debido a mi pasión por esta ciudad. Como siempre destaco, depende mucho del guía la valoración de los tours.

Luego, me quedé recorriendo los alrededores de la Abadía, consultando precios y horarios. Como todas las iglesias o lugares de culto de las diferentes religiones, tienen un horario de apertura para que sus fieles puedan ingresar gratuitamente. Tengan siempre presente este último dato para todos los lugares donde vayan. Eso sí, como en esta ocasión, para conocer los sectores privados había que abonar alrededor de 20 libras esterlinas.

Tené en cuenta que también hay un Free Tour por el Londres Antiguo.

La Abadía es reconocida por ser el lugar donde se realizan los casamientos de la realeza. También, allí encontrarás las tumbas de Chaucer, Dickens, William Blake, Rudyard Kipling y Lord Tennyson, por nombrar sólo a unos pocos, así como memoriales a Emily Bronte, TS Eliot, Shakespeare, Jane Austen y muchos más.

De Martes a Jueves se puede visitar sus Jardines, College Gardens, – un verdadero tesoro escondido – donde se cultivaban hierbas medicinales para atender a los residentes del lugar.

Mi día terminaría degustando una de las comidas típicas del país, Fish and Chips, con la foto creo que no necesita una descripción. Generalmente, el pescado elegido para este plato es el bacalao. Ronda entre 15 y 18 libras esterlinas. También lo encontrarás como un tentempié callejero, pero yo elegí sentarme en el bar «The Lord Moon of The Mall», en la calle Whitehall, que conecta la A302 – Big Ben – con la National Gallery. No era de los lugares más económicos, pero el ambiente me gustó apenas ingresé. Hombres con sus trajes y cigarros, mujeres con sus vestidos y abanicos, y los mozos con sus smokings y relojes de bolsillo. – Cada mesa tiene un número en uno de sus vértices, recuérdalo para realizar tu pedido en la barra. –

DÍA 2

Temprano me hice presente en otro de los puntos icónicos de la ciudad, el Tower Bridge o Puente de la Torre, para poder sacarme una foto sin estar rodeado de tantos turistas – lo que todo viajero desea – .

Entrada a Tower Bridge

Londres está dividida por el Río Támesis. Hay otro puente que conecta el centro de la ciudad con el lado sur, el Millenium Bridge. Construido en 1996, pero su inauguración final sería en el año 2000 por tener que sufrir modificaciones ante las vibraciones que sufría por el paso de los peatones. Es un puente de metal que, en mi opinión, no está en sintonía con la arquitectura clásica londinense, pero según cuentan es lo que buscaron sus creadores.

En el fondo de esta imagen, podemos ver la Catedral de Saint Paul, otro edificio imperdible. Como destaqué en cuanto a este tipo de sitios, la catedral tiene sus horarios de misa, por lo que pude conocer su salón principal de forma gratuita. Ahora, si quieres conocer sus sectores privados y su cúpula, tendrás que pagar la suma de 15 libras esterlinas.

Del lado sur, se encuentra el Shakespeare Globe. El teatro del famoso escritor, activo actualmente, donde podrás adquirir entradas para la recreación de sus obras. Lamento ponerte en conocimiento que es una reconstrucción de «The Globe», el teatro isabelino para el que Shakespeare escribió sus relatos. Un incendio en 1613 lo destruyó casi en su totalidad y finalmente fue demolido en 1644. El Shakespeare Globe se diseñó en base a evidencias disponibles de esas épocas, por lo que puede distar bastante del real. Su capacidad es de 1000 espectadores. También se realizan tours, entre los horarios de sus funciones.

No soy adepto a los museos, porque creo que todo lo «robado» para ser expuesto, tendría que estar en su lugar de origen. Pero no podía dejar de visitar el British Museum. También hay un free tour para que no te pierdas ni un detalle de lo que estás viendo. Más allá que muchas de sus reliquias no fueron robadas literalmente hablando, porque fueron capturadas mientras que esos sitios eran colonias británicas o habían sido invadidas temporalmente- según exponen su defensa los ingleses -.

Puedes pagar una visita guiada o adquirir la audio guía. Yo opté por recorrerlo por mi cuenta, sin ayuda adicional, leyendo las referencias en cada sector. Si quieres recorrer el 100% del museo, ten en cuenta que puedes tardar alrededor de 4 horas. Estuve allí por 2 horas, con la idea de hacerlo de manera general, pero hay objetos que te dejarán impactado por su grandeza, tanto por historia como por su tamaño. Están expuestos por secciones según las civilizaciones a lo largo de la historia. Te sugiero tomar el mapa que ofrecen en la entrada para no perderte.

El retorno a mi hospedaje decidí hacerlo por Picadilly, se podría decir la calle más emblemática. Varios metros en los que podrás divisar los locales de las marcas más famosas. Finalizando en Picadilly Circus, un espacio circular donde se cruzan varias calles, que con los años pasó a ser un punto de encuentro, debido a que en horas nocturnas, podrás encontrar en cualquier dirección, numerosos bares y restaurantes.

DÍA 3

Inusual en esta parte del mundo, pero amaneció con un sol resplandeciente y un clima muy ameno. Mi primer parada fue la National Gallery. Obviamente que son lugares que vas a cruzarte una y mil veces caminando por la ciudad, como el Buckingham Palace. El momento que los menciono, es cuando conocí el interior o cuando dediqué unos minutos a recorrer sus alrededores.

Como todo museo en Londres, es gratuito. No me creo apto para hablarles sobre lo expuesto en este lugar, el cual está dividido por artistas más reconocidos o por la época destacada de la historia del arte. Las obras más importantes son de autoría de Van Gogh.

El resto de mi tercer día, decidí tomármelo con más tranquilidad y recorrer sus parques. Comenzando por St Jaimes Garden, los jardines del Palacio St Jaimes, donde se alojaba durante su soltería el príncipe Harry.

La entrada de St Jaimes se encuentra en una calle perpendicular a la avenida que lleva a Buckingham, a 200 metros aproximadamente – les dejo una foto porque por fuera no aparenta ser un palacio -. Como pueden ver en las otras imágenes, es un parque amplio y hermoso, propiedad de las ardillas y animales que vagan libremente.

En la tercer captura, se ven esparcidas sillas o reposeras para descansar, esto ya forma parte de Green Park, parque que conecta el de St Jaimes con Hyde Park. Estuve sentado en una de ellas apreciando todo el verde que me rodeaba, hasta que un hombre se me acercó y me puso en conocimiento que tenía que pagar 3 euros cada 15 minutos que la utilizaba, por lo que decidí seguir descansando sobre el césped.

Finalicé paseando por Hyde Park, el más extenso de los tres. En cualquier momento del día podrás ver gente ejercitándose; por ello, en una de mis mañanas en la ciudad, troté bien temprano por sus alrededores, acompañado por la típica neblina londinense.

DÍA 4

Había planeado dedicar la mañana de este día al palacio de Buckingham. Teniendo en cuenta la información que había conseguido en internet, el cambio de guardia comenzaba todos los días a las 11:30am. Pero mi fuente falló y esto se daba en días alternados, por lo que no pude disfrutar de este evento, ya que al día siguiente tenía pago mi tour por Oxford. Así que decidí recorrer sus cercanías y tomar el tren que me depositaría en Notting Hill.

La estación te dejará a 15 minutos aproximadamente a pie del epicentro turístico de la zona.

La calle Portobello es la principal de este barrio, lleno de artistas callejeros, puestos de comida y artesanías. Recórrela íntegramente, viendo todo lo que ofrecen, preguntado de qué se trata cada cosa, por lo general son todos muy amables. Pero también piérdete por los suburbios del barrio, es muy pintoresco.

Seguramente lo conozcas, como yo, por la película que protagonizaron en 1999, Julia Roberts y Hugh Grant, «Un lugar llamado Notting Hill». Si no la vista, todavía estas a tiempo. Hay 3 puntos fundamentales que visitar con respecto al filme. Uno, es la puerta azul de la casa que compartía William Thacker (Grant) con su amigo Spike. El segundo es el parque donde ellos están al final, que yo no tuve en cuenta, pero es a unos pocos metros de Portobello Street. Y el último y más representativo, la librería donde trabaja William y tiene lugar el diálogo más recordado, «The Travel Bookshop».

Notting Hill se quedó con una parte de mi corazón. Fui solo pensando en fotografiar los sitios de la película y me encontré con mucho más. Por eso, le dediqué varias horas.

Mi día igual no finalizó allí, la vuelta en bus me llevó nuevamente hacia Picadilly Circus, pero esta vez para disfrutar de la noche londinense. Me encontré con dos amigos que conocí en el free tour, argentinos, con el que mediante varias cervezas y en varios bares, cruzamos nuestras historias.

Artista callejero de Notting Hill

«Creo que sí, estás demente. Pero te diré un secreto: las mejores personas lo están»

DÍA 5

Este día se lo dediqué casi en su totalidad a Oxford. La separan 25 minutos en tren de Londres. Muchos eligen realizar el viaje por su cuenta, ya que en su estación muchas empresas ofrecen sus paseos guiados. Decidí hacerlo con Civitatis, ya que me ofrecieron un descuento por haber realizado el free tour con ellos.

Excursión a Oxford

Es una ciudad universitaria y su principal atractivo son los «colleges», pequeños recintos donde sus estudiantes viven y toman sus clases.

Nuestra guía, Brianna, llevó adelante de manera excelente el paseo, teniendo en cuenta hasta el mínimo detalle. Muchas celebridades o artistas mundialmente reconocidas pasaron por sus aulas. El primer College que nos cruzamos, para los fans de Harry Potter, fue dónde estudió Emma Watson – Hermione -.

WORCESTER COLLEGE

Puede ingresar al interior de cada uno, pero abonando una entrada que oscila entre 10 y 15 libras esterlinas, pero SI PIDES AMABLEMENTE A UN ESTUDIANTE ENTRAR CON EL, TIENEN PERMITIDO EL INGRESO CON DOS VISITANTES GRATUITAMENTE.

Mi sonrisa se debe a que estaba frente al bar «White Horse», bar dónde escribió algunas de sus páginas J.R.R. Tolkien, creador de «El Señor de los Anillos». Hay otro bar al cual solía concurrir, pero éste era su favorito.

Pasamos por muchos sitios de interés que al final de este post les mostraré mis capturas.

Una vez finalizado el tour, tenía unas horas antes de la salida del último tren para retornar a la capital londinense, así que opté por ingresar al «Trinity College», donde se encuentran algunas locaciones de Harry Potter.

Su salón principal, en el que sus estudiantes disfrutan sus cenas, sirvió de inspiración para el gran salón de Hogwarts.

Hay muchos lugares que me quedaron por visitar en este viaje, pero por suerte pude ir conociendo en mis otras escapadas a Londres, les dejo otros tours que hice que no te podés perder:

Windsor, Stonehenge y Bath
London Eye
Castillo de Leeds, Canterbury y Dover
Soho, Leicester y Covent Garden
Crucero por el Támesis

Ganar dinero viajando ¿Estás listo?

👨🏽‍💻 Suscribite a Domestika y empezá a capacitarte en el mundo digital
👩🏻‍💻 Creá tu perfil en Coursera y certificate en empresas como Google
🎒 Convertite en voluntario por el mundo
👨‍💻 Mi curso de Community Manager Gratuito
Mi equipo para vloguear:
📷 Sony Vlog-ZV1
🎙 Rode Video Mic Go y Rode Wireless Go II
🎥 Estabilizador Sony

Planeando el próximo viaje

🏨 Reservá el mejor hotel en tu próximo destino
📱 Contratá la empresa más barata y con datos ilimitados
🚶‍♀️ Tours en todo el mundo con los mejores guías
🏦 Viajá con tu dinero y pedí muy fácilmente tu tarjeta de débito internacional en este banco virtual
🥗 Hasta 50% off en restaurantes

Sobre ViajeroSecrets

Fue creada para ayudar a que otros viajeros cumplan sus sueños, no tengas miedo ni vergüenza de preguntar lo que quieras.

Dirección

viajerosecrets@gmail.com
📍 En algún lugar del mundo

© 2020 Gonza Fernandez | ViajeroSecrets | El momento perfecto nunca va a llegar

A %d blogueros les gusta esto: