ROMA

by Gonzalo Fernández Pizarro

Finalmente, en mi último día visité el monumento más importante de Roma y uno de los más valiosos del mundo: el Coliseo.

La entrada cuesta alrededor de 22 euros. Puedes conseguirla en el lugar, pero deberás realizar una fila aparte de los que ya la adquirieron anticipadamente online. Por suerte, así lo había hecho y tuve que esperar al horario que había puesto para ingresar cuando la compré. Es un lugar que todos los días recibe la visita de miles de turistas así que intenta programar su visita lo más organizada posible. Junto a su entrada también puedes adquirir la del Foro Romano. Si decides comprar las dos en el mismo momento podrás obtener un mínimo descuento.

Puede ser la fuente más conocida del planeta. No habrá una hora en que puedas encontrarla con poca gente para tomar tu foto “soñada”, pero igual disfrutarás del ambiente que la rodea. La Fontana di Trevi es impactante. No olvides arrojar una moneda para pedir un deseo.

Antes de finalizar, hay algo que no puedo dejar de mencionar. Para probar una de las perlas de este país, decidí hacerlo frente al Panteón. Con una amiga decidimos elegir dos platos diferente para degustarlos entre los dos: lasagna y raviolones de verdura con una salsa de manteca con espinacas. Los platos son costosos, alrededor de 15 euros por cada uno, sin contar la bebida y algún otro acompañamiento. Los italianos están acostumbrados a dividir sus comidas en varios platos, parecido a lo que sucede en Argentina con la entrada, el plato principal y el postre. Pero la diferencia es que su plato principal no es muy abundante.

Les dejo otras capturas de esta increíble ciudad. Lo único que puede criticarse de ella es que es muy ruidosa, siempre escucharás sirenas de policías o ambulancias y mucho tráfico. La verdad que no fue algo que a mí particularmente me afectó en los 3 días que estuve allí pero sí es un queja habitual de sus residentes. Recomiendo dedicarle uno o días más, ya que tiene muchos lugares para recorrer en sus alrededores, pero si solo quieres conocer sus monumentos o edificios principales, 3 o 4 días estarán bien.

Gianicolo es considerada como la octava colina de Roma y las vistas desde allí son súper panorámicas. Puedes subir caminando o en algún transporte público de Roma.

Si subes caminando, lo harás cruzando el Trastevere y lugares tan imprescindibles como la iglesia Santa Maria in Trastevere o la Fontana dell’Aqua Paola, considerada como la Fontana di Trevi alternativa.

Sea como sea, las vistas no decepcionan y por eso es uno de los mejores miradores de Roma.


Esperando que te sumes a ViajeroSecrets…

A %d blogueros les gusta esto: