ÚLTIMO DÍA

Lo más temprano posible, alrededor de las 7 am, partí rumbo a Versalles. Salí en tren desde la estación de la ciudad. Hay trenes cada media hora, así que no se te dificultará llegar, y además, la estación de Versalles queda muy cerca de su palacio y jardines.

Empezamos con un consejo MUY IMPORTANTE. Al llegar vi que no había mucha gente esperando para entrar al palacio, por lo que decidí primero recorrer sus jardines. Al salir de ellos, era incalculable la cantidad de personas que había esperando para ingresar, por lo que no pude hacerlo porque perdería todo mi día allí. Por eso, les sugiero que primero accedan al edificio principal y luego recorran sus alrededores. Ver Visita a Versalles.

Por esto, solo puedo contarles sobre los Jardines de Versalles, y decirles que son preciosos, MAGNÍFICOS. Vas a perderte en ellos, son inmensos, tardarás horas en recorrerlos en su totalidad. Igual no tengas miedo, está todo muy bien señalizado. Hasta puede ser que te queden sectores sin conocer. FIJATE BIEN QUE HAY PASILLOS SECRETOS DE TIERRA.

Cuando recorro estos lugares imagino todo lo que pasaba allí, las historias que sé sobre ellos. Estos jardines eran un lugar de encuentro de las máximas autoridades o personas destacadas de la época. Donde se daban grandes banquetes y luego la fiesta continuaba en sus jardines, donde había libre albedrío. Entre sus árboles todos se liberaban sin tapujos, sin miedo a ser vistos o ser condenados socialmente. Tenía un lema parecido a Las Vegas, lo que pasaba allí, allí quedaba.

Puntuación: 5 de 5.

Luego de mi visita a Versalles, pasé rápidamente por los Jardines de Luxemburgo.

Debo admitir que contrario a mi “ideología viajera” utilicé mucho el metro en mi último día, París es muy grande y mi viaje recién alcanzaba el 4to de 8 países.

Me encantaría que puedan ver esta imagen ampliada, y puedan vivir ese clima de paz y admiración que yo viví al ver esta artista explayándose.

Tanto Luxemburgo, como Champ Elysees, fueron dos puntos que solo cumplí en visitarlos, sinceramente no los disfruté en su totalidad. Porque quería terminar de una manera particular y que personalmente me fascina.

USO MAYÚSCULAS PORQUE ES OTRA SUGERENCIA QUE NO ME VOY A CANSAR DE REPETIR. TÓMENSE UNA HORA O LAS QUE SU ITINERARIO LES PERMITA, O DEJENLO EN EL OLVIDO POR UN TIEMPO, PARA SENTARSE EN UN PUNTO DE LA CIUDAD QUE LES GUSTE, Y OBSERVAR CÓMO ES LA VIDA ALLI. PARA SER CONSCIENTES DEL LUGAR DONDE ESTAN, QUE SEGURAMENTE MUCHO SOÑARON CON ESE MOMENTO, E INDUDABLEMENTE OTROS TAMBIÉN LO HICIERON. DISFRUTEN DE SU ENTORNO, OBSERVEN, VIVANLO!. QUEDARÁ PARA SIEMPRE GRABADO EN SUS RETINAS. DEJEN DE LADO TAMBIEN LOS DISPOSITIVOS ELECTRÓNICOS, DESCONÉCTENSE PARA ESTAR MÁS CONECTADOS QUE NUNCA.

Es lo que hice yo para terminar este día, acompañado por un vino y una variedad de quesos autóctonos, que encontré en una tienda cercana. Me tomé dos horas para sentarme frente al lugar de la foto. Son 120 minutos que nunca olvidaré en mi vida.


VOLVER A VIAJEROS EN PARÍS 🔙


OTRO ARTÍCULO DE VIAJEROSECRETS:


Esperando que te sumes a ViajeroSecretS…

A %d blogueros les gusta esto: